26J: ¿y ahora qué?

El pasado domingo se celebraron nuevas elecciones generales, consecuencia de los fragmentados resultados salidos de las urnas el pasado 20D, de la aparición de un nuevo sistema (experiencia nueva en nuestro país) con cuatro partidos con representación importante y de la incapacidad de nuestros representantes para llegar a acuerdos (más allá del pacto PSOE-C’s, a todas luces insuficiente). Veamos cómo han salido nuestros partidos de la repetición electoral:
  • PP: El gran beneficiado de la jornada electoral. Ha sido el único partido que ha subido tanto en votos como en escaños, pasando de los 123 a los 137 puestos en el Congreso, además de repetir mayoría absoluta en el Senado. El voto útil y el voto refugio (probablemente, el Brexit tuvo más influencia de la esperada) han acudido al PP sin ambages. Sin embargo, discurso incomprensible y alegrías aparte, la realidad ha mejorado pero no tanto. Si bien es cierto que su clara victoria le permite reclamar su derecho a gobernar, su suma con C’s, el único socio probable, no alcanza los 176 apoyos (se queda en 169) y dadas sus relaciones actuales con el resto del arco parlamentario no se prevé nada fácil que pueda componer un gobierno, siquiera en minoría.
  • PSOE: Si se puede resumir su noche electoral en una palabra sería “agridulce”. Las encuestas (que fallaron una vez más) le daban casi por hundido, sobrepasado por la alianza de Podemos e IU y quedando relegada a tercera fuerza nacional. Sus resultados, 14 escaños por encima y venciendo en número de votos a la coalición de Unidos Podemos, se pueden catalogar de éxito por esta parte. Sin embargo, esto no debe hacernos obviar que su número de votantes sigue bajando, que su número de escaños sigue bajando y que ha obtenido el peor resultado de su historia.
  • UNIDOS PODEMOS: Su gran expectativa de voto, aunque sólo fuera por la suma de ambos partidos y encuestas aparte, han convertido estas elecciones en un cierto fracaso para los de Pablo Iglesias y Alberto Garzón. La cifra más sangrante la sufrieron ellos: más de un millón de votos menos que la suma de ambas fuerzas en diciembre. Aunque intentaremos analizar este descenso en una entrada específica, parece ser que la alianza no ha gustado a todos los votantes de ambas formaciones el 20D, el miedo a la incertidumbre tras el Brexit y a las encuestas han jugado un papel inesperado y el “no” al pacto PSOE-C’s le han podido pasar factura. Eso sí, la coalición ha permitido mantener el número de escaños gracias a la ley electoral.
  • C’s: El gran damnificado de la noche, perdió votos y 8 escaños. Sin dejar de ser cierto que la ley electoral le ha perjudicado más que a nadie (esta vez no estaba IU), la realidad es que una gran parte del voto parece haberse ido al PP como voto útil. Los de Rivera no supieron mantenerlo pese a (o tal vez por) hacer una campaña mucho más ofensiva que en diciembre. Su papel en la posible formación de gobierno puede hacer que se mantengan como fuerza política relevante o no.
Vistos los resultados, la gran pregunta es si vamos a tener gobierno esta vez o no. Analicemos las propuestas planteadas que consideramos factibles:
  • PP con abstención de PSOE y C’s. Sería la segunda opción preferida por Rajoy (la primera, la gran coalición, se me antoja imposible). El hecho de gobernar en minoría, le obligaría a pactar medida por medida con socialistas y los de Rivera. La ventaja para el PP sería que no tendría que poner en juego el liderazgo de Rajoy.
  • PP + C’s, con abstención del PSOE. En cuanto se supieron los resultados, todos los analistas dieron por sentado un acuerdo entre Rajoy y Rivera. Sinceramente, parece lo más natural, aunque la oposición a Rajoy de los naranjas puede ser un problema (o tal vez la solución a este problema). Aun así, como decíamos, la suma es de 169 escaños, insuficiente en primera y segunda votaciones, dado que Rajoy tiene a toda la oposición en contra. Necesitaría la abstención de los socialistas para poder salir adelante. Algunos dirigentes socialistas, como Susana Díaz o Fernández Vara, verían con buenos ojos esta opción si Rajoy no consigue otros apoyos en la cámara, aunque tal vez sin Rajoy (¿es por esto que para Rajoy fue el discurso más difícil de su vida?).
  • PSOE + C’s con abstención de Unidos Podemos. Vuelve a ser una opción no contemplada (ya la vislumbramos en nuestro análisis de diciembre y casi se dio, aunque con la abstención del PP, esta vez improbable) y estoy convencido de que Pedro Sánchez la explorará. Tiene menos opciones de suceder que en diciembre por dos razones: 1) la suma de escaños de ambas formaciones es menor que los escaños del PP esta vez; y 2) C’s tiene más incentivos para pactar con el PP esta vez, aunque nunca se sabe. A su favor, que PSOE y C’s ya tienen el trabajo hecho y que parece que Unidos Podemos podría ser más proclive a permitirlo esta vez.
  • PP + C’s con abstención de PNV, CC y el diputado de Nueva Canarias. Una de las opciones favoritas es esta combinación, aunque probablemente leáis sobre ella con los síes de PNV y CC. Si bien el apoyo explícito de CC puede ser factible, creo que el de los vascos está más que complicado por dos razones: 1) hubo muchos desencuentros durante la pasada legislatura; y 2) hay elecciones en el País Vasco en otoño, con pocos incentivos para el PNV a apoyar de forma explícita un gobierno de Rajoy y arriesgarse a hacer crecer el voto a Podemos. Una abstención podría argumentarse con la necesidad de permitir que el gobierno central eche a andar sin comprometerse a nada más, aunque aun así será complicada. Por último, la abstención del diputado de Nueva Canarias, que se presentó en coalición con el PSOE, podría permitir al PSOE votar en contra y mantener una posición marcada.
Casi todos los analistas y políticos han descartado unas terceras elecciones. Sin embargo, visto lo visto, nosotros no podemos descartarlas. Si bien es cierto que el partido ganador, el PP, tiene ahora una ventaja mucho más clara, no lo es menos que las sumas más lógicas (según ideologías y declaraciones de los líderes) siguen siendo insuficientes y la opciones más factibles son de una tremenda complejidad. Alguien tendría que cambiar de opinión y no parece que ninguno esté dispuesto a dar ese paso. Eso sí, tenemos tres semanas para la constitución de las Cortes y probablemente un mes para que Rajoy se presente a la investidura por primera vez. Si se presenta, claro.
¿Tú qué opinas de los resultados? ¿Los esperabas? ¿Crees que hay alguna otra opción de gobierno? Comenta aquí o en nuestra página de Facebook. ¡Ah, y no te olvides de compartir!

26Jphoto credit: Ministerio del Interior

Anuncios

Una respuesta a “26J: ¿y ahora qué?

  1. Pingback: Podcast 1×01 – En busca de una investidura | Esto también es política·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s