Brexit: ¿y ahora qué?

Reino Unido ha elegido Brexit. Los resultados han sido muy ajustados y la realidad es que unos 17,5 mill. de votantes han decidido que los 64 mill. de ciudadanos británicos dejen de formar, en el medio plazo, parte de la Unión Europea. Como ya dijimos, todo referéndum se materializa en una pregunta de apariencia sencilla que intenta dar respuesta a un problema muy complejo. Tan complejo es que los frentes que abre la decisión tomada son tan imprevisibles como numerosos. En caliente, como se suele decir, introducimos algunos de ellos.
UK: Cuestión generacional. Ya dijimos que la sociedad británica estaba muy dividida. Las encuestas de votación publicadas en Reino Unido lo han confirmado. 3 de cada 4 menores de 24 años votó a favor de permanecer en la UE y sólo el leave empieza a ganar en la franja a partir de los 50 años. La división es total y la realidad es que las generaciones jóvenes se ven privadas, al menos en un corto plazo, del futuro que querían. Estudiar fuera, poner en marcha un negocio global o desarrollar una carrera profesional exitosa en este mundo global será más difícil ahora para ellos. Como dijimos, este resultado implica que el debate no se habrá cerrado y, más tarde o más temprano (dependerá también de la propia UE, de su supervivencia y de su capacidad de regenerarse), la cuestión europea volverá a tierras británicas.
UK: Cuestión territorial. También lo dijimos. Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar (y Londres) han votado mayoritariamiante por quedarse en la Unión y se ven fuera por el voto galés y el voto rural inglés. Las tensiones internas se van a reabrir de un modo brutal.
Brexit3

Fuente: BBC

  • En Escocia ya se habla del segundo referéndum. Todos sus territorios, sin excepción, han sido favorables a la permanencia en la Unión, arrojando un resultado global de 68%-32%. La decisión tomada, principalmente por los votos rurales inglés y galés, privará a Escocia de acceder al Mercado Único, al menos temporalmente, en contra de su voluntad. Escocia posee petróleo y, aunque probablemente no sea la situación adecuada por su bajo precio en estos momentos, el tema de la independencia volverá a la mesa en cuanto se vislumbre un poco de luz.
  • Irlanda del Norte es un caso del que apenas se ha hablado y que puede revestir una mayor gravedad en la zona. La isla de Irlanda fue dividida en dos partes, una completamente independiente y la otra como territorio británico. Esto trajo un conflicto terrible que duró muchos años (asesinatos incluidos, recuerden al IRA). Gran parte de la solución al conflicto vino por la pertenencia de ambas naciones a la UE que difuminó las fronteras y normalizó la convivencia en la isla. La decisión de hoy levanta una barrera, al menos momentánea, y reanuda las tensiones. Ya se habla de un referéndum norirlandés de independencia que conllevaría, probalemente, otro de anexión a la República de Irlanda.
  • Gibraltar se encuentra en una gran disyuntiva. Un 95% de los votantes gibraltareños querían el remain y ahora se encuentran sin su situación privilegiada dentro de la UE. Será frontera exterior de la Unión y tendrá (más) dificultades en su relación con España. Ahora cabe esperar la reacción del Peñón para saber si permanecerá fiel a Londres y vivirá fuera de la Unión o si decide apostar por un proceso de doble soberanía que le permita entrar al Espacio Económico Europeo independientemente de las negociaciones entre Londres y Bruselas.
UK: La cuestión interna. David Cameron, pese a esforzarse en desligar su continuidad de la votación (y pese a que 84 diputados pro-Brexit de su partido le han pedido que se quedara por la estrecha victoria) ha anunciado su dimisión como premier británico tras perder el referéndum. Eso sí, lo hará en septiembre, en el congreso del Partido Conservador. Hasta entonces seguirá en el gobierno y es una incógnita si será él quien ponga en marcha el proceso de Brexit o lo dejará en manos de su sucesor. No habrá elecciones en Reino Unido, sino que será el Partido Conservador el que elija a su sucesor. Probablemente, será Boris Johnson, ex-alcalde de Londres, junto con Farage el mayor activista por el Brexit y europeísta convencido hace 5 años y euroescéptico como modo de opsición a Cameron, quien ocupe Downing Street. Me atrevo a predecir que si con Cameron, Bruselas ya iba a ser dura por (lo que entienden como) su irresponsabilidad, con Boris Johnson va a ser inflexible. La negociación se presenta dura y la política interna británica se prevé muy agitada en los próximos meses. Ya lo avisó Juncker: “fuera es fuera“.
La economía. La mejor prueba de que Reino Unido no puede vivir aislada en el mundo es la reacción global de las bolsas al Brexit. Los mercados asiáticos han caído una media de un 9%. Las bolsas europeas (la española incluida), mientras escribo este artículo, sufren caídas de entre un 5 y un 10%. Standard&Poors ha anunciado el fin de la triple AAA al bono británico. Las primas de riesgo se han disparado y sólo se sujetan las cosas porque el BCE está comprando deuda soberana de los países de la zona €uro y libras al Banco de Inglaterra, que aun así ha perdido en torno a un 10% de su valor. Es cierto que los mercados suelen sobrerreaccionar y que el modo en que se enfoque políticamente este asunto (los acuerdos, por ejemplo) serán más decisivos a medio plazo, pero sirven para conocer el principal factor que dominará la economía no sólo europea, sino mundial: la incertidumbre. Vuelve a haber miedo y esto pone en riesgo la timidísima recuperación global. En Europa, el riesgo se llama Portugal.
UE: ¿Más Europa o adiós Europa? Me atreveré a decir que, a corto plazo, el proyecto europeo no peligra. ¿Por qué?, os preguntaréis. Hollande y Merkel tienen elecciones en 2017. No hacer nada por salvar a Europa sería reconocer, antes de los comicios, que su labor política no ha servido para nada y que aquéllo por lo que apostaron era una apuesta perdedora. ¿Significa eso que la UE no está en riesgo? Ni mucho menos. Riesgos hay y muchos. Escucho tertulias y leo artículos donde hablan de que lo que haga Bruselas a partir de ahora será lo que apuntale el proyecto europeo o el que lo arruine. No digo que Bruselas no tenga cosas importantes que decir, pero mientras Alemania y Francia no fallen será difícil que la UE desaparezca.
UE: ¿Saldrán otros países? En Europa, lo que representa el Brexit es abrir una puerta que, hasta ahora, estaba cerrada. Líderes y partidos euroescépticos se han apresurado a exigir referéndums en sus propios países (Marine Le Pen en Francia, Geert Wilders en Holanda o la Liga Norte en Italia) y sería presumible que en países del este europeo como Polonia o Hungría lo verían también con buenos ojos. En cualquier caso, si tuviera que apostar diría que no van a ocurrir en el corto plazo por una razón principalmente: van a esperar a ver cómo les va a Reino Unido. La que más cerca puede tenerlo es Marine Le Pen, que según las encuestas, está en disposición de acceder al Eliseo, pero para ver si eso ocurre hay que esperar un año largo aún y, aun así, habría que ver si vencería la salida.
¿Pero es tan mala la imagen que la Unión tiene en estos países? Si echamos un vistazo al último eurobarómetro de septiembre de 2015, nos dice lo siguiente:
  • En Francia, un 37% tiene una imagen positiva, un 40% neutral y un 21% negativa. En principio, el referéndum sería contrario a abandonar la UE (sobre todo, si a UK le va medio mal). Además, no olvidemos que el hecho de que Reino Unido no esté en la Unión puede ser visto como algo positivo por los ciudadanos franceses.
  • En Holanda, el bagaje es 42%-37%-21%. En este país, el resultado es más incierto (aunque resulte paradójico). El euroescéptico PVV es, según las últimas encuestas, el que más intención de voto recibiría, aunque en torno a un 24%. El caso británico también parecería decisivo.
  • En Italia, 38%-34%-25%. El M5S y la Lega Nord, aun en las antípodas ideológicas, han movilizado este sentimiento en los últimos años, pero dudo mucho que Italia optara por salir de la UE mientras Francia y Alemania sigan apostando por ella.
  • En Polonia y Hungría, el sentimiento proeuropeo es asociado a las mejoras económicas del país. Si bien es cierto que la crisis de los refugiados lo está poniendo a prueba, parece difícil que dos economías casi totalmente dependientes de la Unión se atrevieran a salir.
UE y UK: el acuerdo “post-matrimonial”. Aunque no entramos en mucho detalle con anterioridad y no lo haremos en esta entrada (dedicaremos una entrada al proceso que se abre ahora), en cuanto Cameron (o su sucesor) invoque el art. 50 comenzará un periodo que, en principio, no puede durar más de 2 años para llegar a un acuerdo de salida. De no llegarse a ese acuerdo, los tratados dejarían de aplicarse sin más. El Parlamento británico pretende negociar la salida y el nuevo acuerdo a la vez (veremos la posición de Europa), mientras sustituye más de 600 leyes europeas por leyes nacionales (cuidado al vacío jurídico). Eso sí, todo el proceso negociador está en manos de Bruselas y Johnson, el posible sustituto de Cameron, no puede esperar un trato favorable. Se habla de que el proceso completo puede llegar a durar entre 7 y 10 años. No es fácil eliminar 40 años de relaciones económicas, políticas y sociales.
UE: la inmigración. Quería acabar con una reflexión. Una cosa que nos enseña la Historia es que las minorías siempre han sido presa fácil. La decisión de salir de la UE, sin entrar a juzgarla más allá, se ha basado en buena parte a la visión de que la inmigración es un problema, como siempre se ha hecho aparecer cuando ha interesado, a lo largo del tiempo. Creo que este Brexit debería hacer reflexionar a los ciudadanos europeos en general y a las instituciones comunitarias en particular, cómo estamos enfrentando este problema en el mayor espacio de derechos del mundo.
¿Te ha gustado esta entrada express? Opina, comenta o pregunta. Aquí, en la sección de comentarios, o en nuestra página de Facebook. ¡Y comparte!

Brexit4photo credit: touchfinancial.co.uk

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s