La mochila austriaca

Ciudadanos, dentro de su primera batería de medidas económicas, dice en su página 4 que “constituirá un Seguro contra el Despido mediante las aportaciones empresariales a una cuenta individual de cada trabajador de un 1% de su salario” (documento completo aquí). Esto, dentro de la jerga política es una medida conocida como la mochila austriaca. Vamos a explicarla.
Diagnóstico. Es fácil imaginar que, en época de crisis, las tasas de paro aumentan debido a los ajustes económicos. Bien lo sabemos aquí, donde nuestras crisis suelen suponer un auge mucho mayor que en los países de nuestro entorno. En muchos países, como España, el gasto público crece debido a que hay que pagar los subsidios por desempleo ya que se utiliza el sistema de hucha común, en el que todos los trabajadores (vía empresa) aportan un porcentaje de su salario. Además, en épocas de bonanza, los trabajadores que deseen dejar su trabajo (por razones x) no lo hacen porque, de abandonar el empleo, pierden todos sus derechos de indemnización y subsidio, derechos adquiridos por la antigüedad. Esto genera improductividad para las empresas y desincentiva a los trabajadores.
La actualidad. Nuestro sistema es de hucha común. De cada nómina, un porcentaje es retenido a los trabajadores y se destina a pagar los subsidios por desempleo. Si un trabajador es despedido, éste tiene derecho a recibir dicho subsidio por un tiempo máximo de dos años (dependiendo del tiempo que haya estado cotizando). Si decide dejar su empleo, no recibe nada a pesar de haber aportado a esa hucha común. Existe también un tope, un subsidio máximo que no se puede superar, sin importar la cantidad de dinero que hayas aportado a la caja. Para hacernos una idea, el gasto presupuestado en España para 2015 en subsidios por desempleo es de 25300 MM€ partida sólo superada por la destinada a pagar los intereses de la deuda y las pensiones (fuente: ABC).
La propuesta. El Seguro contra el Despido que propone C’s es bastante parecido al sistema instaurado en Austria en 2003 y que, por ello, recibe el nombre de mochila austriaca. Cada mes, un 1% del salario, en vez de ir destinado a la hucha común, iría a una cuenta individual de cada trabajador gestionada por una entidad financiera, que le daría un interés posterior ya que dicha entidad la invertiría en algún tipo de producto financiero. De esta manera, si el trabajador es despedido, puede usar “su mochila” si así lo desea. Si al final de su vida laboral tuviese dinero en dicha cuenta, se le acumularía con su pensión. Hay que aclarar que, a diferencia de otros países que utilizan sistemas similares, C’s no eliminaría la indemnización por despido (ver entrada sobre el contrato único) sino que esta mochila sustituiría al sistema común de subsidios. También hay que decir que el trabajador, en caso de abandonar él el empleo, no perdería su mochila aunque Garicano no ha aclarado en qué condiciones accedería a ella (en Austria, sólo es accesible tras cinco años). Además, si tal y como parece siguiesen el modelo austriaco, los herederos recibirían ese dinero en caso de fallecimiento.
Las ventajas.
  • En el sistema actual, un trabajador que tenga una larga experiencia aporta mucho más a la hucha común que lo que recibe de ella (puede que se jubile y no reciba nada, al fin y al cabo). La principal ventaja, en mi opinión, es que ese dinero será suyo tarde o temprano.
  • Debido a la conjunción con el sistema de contrato único, las indemnizaciones por despido se armonizarían por lo que el empresario, en época de ajustes, podría ajustar su plantilla en función del rendimiento y no del coste del despido, como es en la actualidad. Favorece, por tanto, al trabajador más productivo y no al más antiguo.
  • Al cambiar de empresa, ya no pierdes la famosa “antigüedad”, sino que te la llevas contigo.
  • Según los expertos, este sistema incentiva la búsqueda de empleo puesto que, quien necesite de su mochila, verá cómo ésta desciende o quiera guardarla para su pensión futura. Los mismos expertos argumentan que el subsidio, tal y como está concebido hoy, desincentiva la búsqueda por estar cobrando dos años sin hacer nada.
Los inconvenientes.
  • El documento de Garicano y Conthe dice que dicha aportación la harían los empresarios pero seamos sinceros: el empresario lo descontará del neto a percibir por el trabajador, tal y como ocurre ahora con la cotización a la Seguridad Social. Así pues, la aportación, finalmente, la haría el trabajador.
  • La propuesta dice que dicha cuenta será gestionada por una entidad financiera que la invertirá en un producto que reportará una rentabilidad al trabajador. Debido a nuestra experiencia con las entidades financieras (bancos, principalmente), ¿en qué clase de producto? ¿Y con qué entidades? La verdad es que mucha seguridad, después de todo lo que hemos visto, no ofrece.
  • El modo de implementar este sistema en nuestro país no parece sencillo por dos motivos: uno, por las reticencias (por decirlo delicadamente) que los sindicatos muestran ante este sistema y que complicaría las negociaciones sociales; y dos, porque parece evidente que debería coexistir (durante un tiempo al menos) con el sistema de hucha común y no sé si es que nadie ha pensado en esto, o es que no saben cómo se gestionaría el doble sistema.
La experiencia. Debido a su nombre, la experiencia más conocida es la de Austria. Fue instaurada en 2003 y allí la indemnización por despido sí desapareció, aunque la aportación a esta cuenta es mayor que la propuesta (1,53%). Sin embargo, los datos son aplastantes, tal y como te mostramos en este gráfico:
paro Austria y España

Elaboración propia a partir de datos de datosmacro.com. Haz clic sobre la imagen para ampliarla

Todo esto sin incluir que los datos recogidos hablan de carreras profesionales largas, con pocos periodos en paro y sueldos por encima de la media de la UE. Un sistema similar se usa en Dinamarca (6,2% de paro) y Holanda (7,2%). Hay que recordar que estos países usan la combinación de contrato único y mochila austriaca.
Las opiniones. No mucho se ha dicho en España sobre esta posible reforma, si bien es cierto que Zapatero hizo un tímido intento de incluirlo en su reforma laboral, según El País, pero las negociaciones con los entes económicos y sociales fracasaron. El Mundo también recogía que dicha medida se encontraba en el programa de reformas del PP para las elecciones de 2011, aunque dejaba claro que no lo implantaría a corto plazo.
A modo de conclusión, sí me gustaría dejar claro que en las fórmulas mágicas que hagan desaparecer el paro no existen. Es cierto que buenas medidas bien aplicadas (junto con otras necesarias para complementarlas) ayudarían a reducir la tasa de desempleo y a mejorar las condiciones de los trabajadores más precarios (que son los que han crecido en los últimos años), como bien demuestra la experiencia austriaca. Pero se necesita también que la economía funcione y que todos los sectores sociales estén dispuestos a llevar adelante dichas reformas.
¿Conocías el modelo austriaco? ¿Qué te parece? ¡Danos tu opinión!

mochila austriacaphoto credit: ardillainversora.com

Anuncios

2 Respuestas a “La mochila austriaca

  1. Pingback: El contrato único de Ciudadanos | Esto también es política·

  2. Hago varias reflexiones.
    Haciendo números gordos: 1 año de trabajo = 4 meses de paro. Despido improcedente 33 días. ¿cuánto puede ser eso? un 20 o 25% del sueldo anual quizás. Sin tener en cuenta la cotización a la SS que hace el paro.
    Si meto ese 1% a un banco. Dentro de 10 años no se habrá revalorizado con el IPC o los salarios. Con el riesgo que hemos visto que tiene los bancos. Cuando dentro de 10 años mi empresa me mande a las listas del paro porque no quiere contar conmigo, la indemnización y el paro será acorde con los salarios de entonces.
    Si me quiero hacer un seguro privado o ahorrar en una cuenta es cosa mía. Un 1% manteniendo el resto de condiciones cero que no fomenta nada. 1 año de trabajo 20.000 € de sueldo: mochila 200 € sacados de mi bolsillo. No me permite irme de ese trabajo a buscar otro mejor. (Gracias a esos 200 eurazos de mi bolsillo). Pierdo un 95 % de mi antigüedad.
    Tal y como plantean la Mochila Austriaca es un gran negocio, pero no para mí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s