El contrato único de Ciudadanos

Hace algunas semanas, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos (C’s), presentó junto a los economistas Luis Garicano y Manuel Conthe el primer paquete de propuestas económicas (de los seis que tienen previstos) para afrontar los problemas del país y que incluirán en el programa electoral. He de decir que, aunque faltan datos como los costes de tales medidas, se agradece poder manejar propuestas que se acercan a lo concreto y no sólo a la vaguedades a las que nos tiene acostumbrado el espectro político español. De todas las propuestas, lo que más ruido ha hecho ha sido la combinación de dos de ellas: el contrato único y la mochila austriaca. Hoy hablaremos del primero.
El diagnóstico. A mediados de 2013, la Comisión Europea alertó al gobierno español de la desigualdad que la tasa de paro estaba provocando entre los trabajadores. Más concretamente, entre los trabajadores fijos y los temporales porque, con la crisis, se ha puesto de manifiesto que estos últimos son los únicos que sufren los ajustes; es decir, las empresas contratan temporalmente porque, en caso de necesidad, son los más baratos de despedir y los más baratos de contratar. Garicano va más allá cuando dice que las empresas “usan los contratos temporales incluso cuando tienen necesidades que no son temporales“. La consecuencia, alerta la Comisión, es clara: hay un gran número de trabajadores que viven en la temporalidad y en la precariedad, que alimentan continuamente las altas tasas de desempleo.
La actualidad. El gobierno de Mariano Rajoy anunció a bombo y platillo que, para disminuir esas diferencias, reduciría los tipos de contrato a 4, con la idea de favorecer la contratación indefinida. Efectivamente, los redujo a 4: indefinido, temporal, de formación y en prácticas. Pero sólo nominalmente, porque cada tipo contiene un buen número subtipos, provocando que en la actualidad existan, dependiendo de la fuente, entre 43 y 48 tipos de contratos en nuestro país, 28 de ellos dentro de los temporales.
La propuesta. Recogiendo la misma idea de la Comisión Europea (también propuesta por FEDEA y por BBVA Research), lo que Ciudadanos propone es reducir los tipos de contrato a uno por defecto, el indefinido, y tres adicionales: uno temporal (para actividades específicas o para cubrir bajas), uno de prácticas y otro de formación, pero que sean únicos y sin ninguna subtipología. Así pues, salvo las contadas excepciones mencionadas, cada nueva contratación debiera ser indefinida.
Las ventajas.
  • Eliminaría las diferencias entre temporales e indefinidos. Esto no quiere decir que, automáticamente, la antigüedad no tendría nada que ver. La idea es que la indemnización por despido aumentaría conforme a la antigüedad, pero, en la actualidad, eso es más que lo que tiene cualquier trabajador temporal.
  • Se produciría un ahorro efectivo en la gestión de la contratación, tanto en tiempo como en gastos.
  • Según los expertos, esta medida alienta la productividad porque elimina el temor que tiene todo trabajador temporal a ser despedido en primer lugar y le anima a involucrarse en una empresa en la que puede construir un futuro (el temporal, tarde o temprano, abandonará la empresa, lo que no le anima a esforzarse más de lo necesario).
  • Eliminaría barreras como, por ejemplo, el género al disponer todos los trabajadores del mismo contrato, fuera cual fuere su sexo.
Los inconvenientes.
  • Es de muy difícil implantación, empezando porque crearía un doble modelo (el antiguo y el nuevo) que habría que resolver de alguna manera. El documento de C’s dice que sólo se aplicaría a los contratos nuevos realizados desde el momento en que la medida entrara en vigor, pero eso también crearía desigualdad entre aquéllos que vivan en uno u otro modelo.
  • A la hora de los ajustes laborales, está claro que serán los últimos en entrar los que primero serían despedidos, por lo que tampoco solucionaría el problema de fondo y son varios los expertos que alegan que esta medida no solucionaría la desigualdad. Al menos, no por sí sola.
La experiencia. Sólo Estados Unidos aplica una fórmula parecida, pero allí la indemnización por despido no está contemplada (cosa que sí hacen la recomendación de la Comisión Europea y el documento de Ciudadanos).
Las opiniones. Ante la propuesta y recomendación de la Comisión Europea, se sucedieron varias reacciones en nuestro país. La ministra Fátima Báñez aseguró que dicha reforma no sería posible dentro de nuestra Constitución (Huffington Post y ABC) y, si bien hay juristas que apoyan dicha posición, hay muchos otros que la niegan. Los Sindicatos, por su parte, se mostraron contrarios porque, según ellos, significaría el despido libre (eldiario.es). EL PSOE también la rechazó por ser inviable y precarizar aún más el empleo, en palabras de su entonces portavoz Soraya Rodríguez (Público). Sólo UPyD y la CEOE apoyaron la implantación de este tipo de contrato, pero ésta última vio muy “atrevida” la recomendación de la Comisión Europea por la necesidad de múltiples contratos en nuestro tejido industrial y de servicios, defendiendo la necesidad del contrato temporal (El Mundo).
Y a ti, ¿qué te parece esta propuesta? ¡No olvides comentárnoslo aquí o en nuestro Facebook!

contrato únicophoto credit: webdesignerdepot.com

Anuncios

Una respuesta a “El contrato único de Ciudadanos

  1. Pingback: La mochila austriaca | Esto también es política·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s