El concejo abierto

Asamblea Vecinos (III) (raigañu.blogspot.com)
A tenor de la entrada anterior sobre el referéndum en España como forma de democracia directa, vamos a hablar sobre otra forma presente en nuestro país, el concejo abierto. Este sistema queda reconocido en el artículo 140 de nuestra Constitución y está desarrollado en un nivel básico en el artículo 29 de la Ley de Bases del Régimen Local y en leyes específicas de las Comunidades Autónomas. Vamos a ver en qué consiste esta forma de organización.
El régimen de concejo abierto es una forma organizativa de democracia directa que tienen determinadas entidades locales. Consiste en que el gobierno y la administración municipal corresponden a un alcalde y a una asamblea vecinal de la que forman parte los electores (los vecinos mayores de edad). En el fondo, ¿qué quiere decir esta definición? Que lo que antes estaba encomendado a un Pleno compuesto por representantes (concejales) escogidos en elecciones ahora lo llevan a cabo los propios vecinos, sin intermediarios. Es un sistema que se contrapone a la democracia representativa y la forma más pura de democracia directa.
La forma de organización y funcionamiento de este sistema se rige por los usos, costumbres y tradiciones del municipio, y en su defecto se acudirá a las leyes autonómicas y estatales.

Concejo (Upaya.es)

Sin embargo, no todos los pueblos pueden disfrutar de este régimen. Esta recogido en la Ley que sólo podrán funcionar bajo este régimen aquellos que:
  • Tradicional y voluntariamente cuenten con este tipo de régimen.
  • Y aquellos que su localización geográfica haga más recomendable este tipo de sistema para la gestión de sus intereses.
Además, en los municipios de menos de 100 habitantes, el alcalde podrá optar por este sistema para la toma de decisiones de especial importancia, siendo entonces el resultado de la votación vinculante.

Asamblea Vecinos (Diario de León)

Visto el funcionamiento, ¿qué ventajas y desventajas presenta? Como principal ventaja, encontramos la participación directa de los ciudadanos en la toma de decisiones políticas. De esta forma los ciudadanos tienen plena conciencia sobre los asuntos que se llevan a cabo y no permite la deformación de las propuestas por posibles pactos entre partidos o motivos electorales, sino que se vota en asamblea abierta y todos saben qué se aprueba y los motivos de que se haya aprobado de esa forma. No da lugar, en principio, a engaños o corrupción, sino que es transparente.
Como desventaja vemos que es un sistema que depende para su funcionamiento de una participación ciudadana activa. La esencia del sistema es que no hay representantes y, por tanto, los ciudadanos llevan el peso de las decisiones, lo que requiere involucrarse en la política del municipio. De no ser así, el sistema se acabaría deformando y, finamente, fallando. Además, requiere un gran consenso para sacar adelante las decisiones. Si no fuese así, el sistema se estancará y no se llevarán a cabo políticas que pueden resultar importantes para la vida del municipio. En cualquier caso, es más lento a priori que el sistema representativo, pues deben ponerse de acuerdo todos los vecinos, mientras que en un Pleno hay menos personas y las decisiones suelen salir adelante con más facilidad, más aun si el partido en el poder tiene mayoría absoluta.

Asamblea Vecinos (II) (El Correo de Zamora)

Ante la situación actual y la desastrosa gestión que se ha hecho en algunas políticas públicas, muchas personas reclaman o muestran interés por este sistema y su implantación en pueblos y ciudades con mayor población, incluso a nivel nacional. De esta forma, se pretendería tener más control sobre las decisiones que llevan a cabo nuestros representantes. Hay que decir que, gracias a la tecnología, hay varias teorías que afirman que la implantación de este sistema en núcleos con mayor población sería posible, pues la principal barrera, que es el número de personas participantes, queda salvado. Sin embargo, debemos tener en cuenta que para que este sistema funcione debe haber una clara, visible y activa participación ciudadana. Esto implica que los ciudadanos deben entender sobre temas variados, actualizar esa información de manera continua con el fin de tomar las decisión más acertada y, por supuesto, participar en la votación. Esto último puede parecer una obviedad, pero fuera de los pequeños núcleos de población donde se suele dar este sistema, las decisiones que se toman son muy numerosas y diarias. Requiere una atención constante, y por ello tenemos “profesionales” que se dedican a tiempo completo a ello, personas que escogemos en elecciones para que realicen esta función que nosotros no tenemos tiempo para hacer, pues trabajamos, estudiamos o simplemente no queremos hacer. Éste es el motivo, junto con la imposibilidad de reunir a tantas personas para tomar decisiones, de la existencia de la democracia representativa.
¿Creéis que seríamos capaces de hacerlo pese a todo? ¿Creéis que es mejor sistema que el representativo? ¿No? ¿Te ha quedado alguna duda? ¿Tienes algo que quieras aportar? ¡Comentad y responderemos lo antes posible!
Fuente imágenes: Diario de León; El Correo de Zamora; Upaya.es; raigañu.blogspot.com.es.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s