¿Ha suspendido el Tribunal Constitucional las consultas catalanas?

Escribimos esta entrada a raíz de leer y escuchar todo tipo de comentarios que, bien por ignorancia, bien por interés, son del todo equivocados respecto a la suspensión de los dos procesos que la Generalitat de Catalunya ha abierto en las últimas semanas. No hemos dejado de oír a representantes gubernamentales, autonómicos, políticos y a medios de comunicación aplaudir o condenar, según interese, la actuación del Tribunal Constitucional por suspender ambas consultas. Os dejamos un pequeño collage de muestra:
Prensa TC 9NLa realidad, desconocida para casi todos, es que el Tribunal Constitucional no tiene opción y que los mecanismos legales obligan a la suspensión inmediata. No es una decisión del Tribunal Constitucional sino una consecuencia jurídica a un acto jurídico, los recursos de inconstitucionalidad impuestos por el Gobierno. Aclaremos el tema.
El Tribunal Constitucional es el intérprete de la Constitución, el garante de que todo lo que ocurra esté dentro del marco constitucional. Aunque carece de iniciativa propia, sus decisiones son aplicables a todo el territorio nacional y sobre toda legislación, normativa, decisión o acto que sea recurrido. A él pueden acudir el Gobierno, las Cortes, las Asambleas de las Comunidades Autónomas, cualquier órgano reconocido por la Ley o cualquier ciudadano que crea que sus derechos constitucionales han sido vulnerados. Es, por así decirlo, el árbitro que vela porque no se incumplan las reglas básicas del juego.
Volviendo al tema que nos ocupa, el art. 161.2 CE dice:

El Gobierno podrá impugnar ante el Tribunal Constitucional las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las Comunidades Autónomas. La impugnación producirá la suspensión de la disposición o resolución recurrida, pero el Tribunal, en su caso, deberá ratificarla o levantarla en un plazo no superior a cinco meses.

En este caso, el Gobierno, creyendo que se vulnera el principio de soberanía nacional y competencias que le son propias, inicia un recurso ante el Tribunal invocando este artículo. Así pues, el TC, una vez ha aceptado dicho recurso porque cumple en tiempo y forma (serían éstas las únicas razones por las que el Tribunal pudiera negarse a admitirlo) comunica, que no decide, la suspensión de las disposiciones recurridas. Por cierto, que este artículo también permite actuar al Gobierno contra actos de rango infralegal (por ejemplo, aquéllos que no son iniciados con decretos procedentes de las Asambleas de las CC. AA. pero sí son impulsados o apoyados por éstas).
Una vez admitido a trámite el recurso, el Tribunal Constitucional deberá pronunciarse, anulando definitivamente las disposiciones recurridas o ratificándolas y levantando la suspensión. Pero ése momento aún no ha llegado. Mientras toman una decisión, la suspensión se mantiene.
Podemos decir, por tanto, que el Tribunal Constitucional aún no ha intervenido en esta cuestión y, por tanto, la suspensión no es una decisión suya. Los titulares y las declaraciones vertidas en las últimas semanas no tienen fundamento.
¿Sabías que la suspensión era automática? ¿Quieres que aclaremos algo o profundicemos en algún punto? ¿Te parecen interesantes este tipo de entradas más conectadas con la actualidad? Déjanos tu opinión o plantéanos tus preguntas aquí debajo, en las redes sociales o a través de nuestro correo electrónico.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s