La famosa fórmula d’Hondt

Un sistema electoral se compone de cinco elementos, los siguientes, los cuales os presentamos ordenados por importancia según los estudiosos:
  • La circunscripción, que divide el territorio elector en unidades con acceso a un número exclusivo de cargos o escaños. A mayor división, menor proporcionalidad;
  • El tamaño de la Asamblea o Cámara a elegir, puesto que es fundamental conocer el número de cargos o escaños a repartir para dividirlos entre las circunscripciones. Es lógico deducir que a mayor tamaño de la Cámara, mayor capacidad de proporcionalidad tendrá;
  • La fórmula electoral, es decir el método utilizado para convertir los votos en cargos o escaños. Como ya vimos, un sistema electoral favorece la proporcionalidad, la gobernabilidad o busca un punto medio;
  • Los umbrales de acceso al reparto, destinados a dotar de mayor gobernabilidad a la Cámara correspondiente, eliminando del reparto a aquellas formaciones que no alcanzan ese límite y favoreciendo el acceso a mayor número de escaños a aquellas formaciones que sí lo hacen;
  • El voto y su modalidad;
La fórmula o sistema d’Hondt es nuestra fórmula electoral más importante, que no la única, a la hora de elegir nuestros órganos representativos. La Constitución deja muy claro que los órganos representativos, a todos los niveles, deben ser proporcionales (arts. 68, 141 y 152 CE). Así, es usada para elegir a los miembros del Congreso de los Diputados, de los parlamentos autonómicos y de los órganos municipales y locales, así como también en las elecciones al Parlamento Europeo en nuestro país.
Pero, ¿cómo funciona la fórmula d’Hondt? Es muy sencilla. Te lo explicamos en este breve vídeo.
Es verdad que en el caso presentado, la proporcionalidad puede ser puesta en duda pero hay que aclarar algunas cosas.
Hemos dicho antes que por mandato constitucional nuestras cámaras deben ser proporcionales al voto del electorado. Ahora bien, el Tribunal Consitucional, el órgano que vela por el cumplimiento y dirime dudas acerca de la Constitución y su interpretación, ha sentado jurisprudencia al decir en una sentencia que “la proporcionalidad es más bien una orientación o criterio tendencial, porque siempre, mediante su puesta en práctica, quedará modulada o corregida por múltiples factores del sistema electoral” (STC, 75/1985, de 21 de junio). Es decir, se da por hecho que una proporcionalidad exacta no es estrictamente necesaria y ésta se modifica conforme a otros criterios, en este caso favoreciendo la gobernabilidad, con los otros elementos del sistema nombrados al principio de la entrada.
Así pues, la fórmula d’Hondt cumple las previsiones constitucionales de ser una fórmula electoral proporcional. La realidad es que los defectos del sistema no son siempre achacables a la fórmula d’Hondt. De hecho, podríamos nombras muchos más elementos que también influyen: los sistemas de listas abiertas o cerradas, el tamaño de las circunscripciones y los escaños a repartir en ellas, el límite o umbral de acceso al reparto, el tamaño de las cámaras… Es reconocido, por ejemplo, que el sistema d’Hondt es mucho más proporcional cuanto más grandes sean las circunscripciones y la Cámara a votar.
Hay que decir que el sistema d’Hondt no es exclusivo de España, sino que también es usado en países considerados modelos democráticos como Austria, Bélgica, Francia, Finlandia, Holanda, Chile o Suiza.
¿Conocíais cómo funciona la fórmula d’Hondt? ¿Qué opinión os merece? Ya sabéis que podéis plantearnos todas las dudas que tengais y os las resolveremos lo antes posible. Comparte si crees que es una información útil, comenta en las redes sociales o aquí mismo. La política se hace entre todos.

Votando

Vídeo: elaboración propia

Foto: AEGEE Europe

Anuncios

7 Respuestas a “La famosa fórmula d’Hondt

  1. Pingback: Organización territorial de España | Esto también es política·

  2. Pingback: Sistema político en Grecia | Esto también es política·

  3. Pingback: Diputaciones provinciales, ¿son necesarias? | Esto también es política·

  4. Pingback: Resultados de las Elecciones andaluzas 2015 | Esto también es política·

  5. Pingback: Voto nulo, voto en blanco y abstención | Esto también es política·

  6. Pingback: La diferencia entre el porcentaje de voto y el número de escaños | Esto también es política·

  7. Pingback: Necesidad (o no) de pactos: Reino Unido y Alemania | Esto también es política·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s